Es peste a cular regadío de versos secos encharcados en la ciénaga 'No conozco otra conciencia que la oscuridad translúcida, la sábana de vidrio sobre la que la infernal razón se acuesta. Vivo separado del rumbo de las cosas, hablo del miedo de un heredero alzado contra el funesto monarca de las ciénagas' Juan Carlos Mestre

Aceitunas terapéuticas VII

Se le ha caído a la niña tubo el rotulador que le dejaste
al fondo del mar,
ahora la niña quiere ser pez,
y recuperar todos los cisnes perdidos en la Atlántida,
y quiere el pez ser un tubo para conectarse con el fondo del mar
y liberar a todas las niñas que perdieron sus dibujos inacabados.

En ese esfuerzo del pez al rascar las costras de la tierra,
En ese esfuerzo de la niña en su búsqueda
En ese esfuerzo de ambos de hurgar en el fondo
En ese esfuerzo, han despertado el aullido de un volcán en duermevela.

Y ahora el agua hierve.
Quema.
Ahora que nos bañamos con piedras volcánicas
tal vez dirán de nosotros que nos quisimos hasta hirviendo,
que en el agua caliente ablandamos los fondos de nuestras pieles,
abriendo los cráteres de nuestros volcanes más profundos
allí donde se escondían los puntos negros  del amor.

Y así hurgas en mí estrujando los astros de mi frente,
y así erupcionó mi rostro mostrando algo oculto:
el dibujo de la niña y un rotulador gastado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario