Es peste a cular regadío de versos secos encharcados en la ciénaga 'No conozco otra conciencia que la oscuridad translúcida, la sábana de vidrio sobre la que la infernal razón se acuesta. Vivo separado del rumbo de las cosas, hablo del miedo de un heredero alzado contra el funesto monarca de las ciénagas' Juan Carlos Mestre

Aceitunas terapéuticas IX


No sé si eres una amante o una manzana en su punto álgido,
a punto de caer del árbol,
y luego la gravedad,
y luego las picaduras de lombrices,
y el humus de la tierra
y luego las picaduras de los pájaros

-estas guapísimo cariño, pero me siento débil-

En ese preciso momento
de manzana fecunda caída en tierra,
descompuesta en astros,
que asienten ante el  nacimiento de la nueva semilla

que piden silencio al rumor del bosque porque va a nacer un árbol.


2-

Nadie nos habló de las ciénagas
pero hay voces tan profundas en este mundo
que perturban el inmenso silencio de los astros.
Aquí hay un corazón que es un marqués que habita
los rotuladores del dibujo incompleto desgarrado.
Hay corazones que tienen forma de zapatos.
Supongo que no son como el resto aunque no quiero que lo sean.
También  hay amantes con forma de frutas maduras.
Esa eres tú,
 la mujer manzana fecunda gritándome
-estás guapísimo cariño pero me siento débil-
y luego la gravedad
y luego las picaduras de las lombrices
y las picaduras de los pájaros,
caerás,
y  serás el humus que alimenta la tierra,
te descompondrás en astros

que asienten silenciosos ante el nacimiento de un nuevo árbol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario