Es peste a cular regadío de versos secos encharcados en la ciénaga 'No conozco otra conciencia que la oscuridad translúcida, la sábana de vidrio sobre la que la infernal razón se acuesta. Vivo separado del rumbo de las cosas, hablo del miedo de un heredero alzado contra el funesto monarca de las ciénagas' Juan Carlos Mestre

Aceitunas terapéuticas III

Nosotros ignorábamos

que el amor tiene arrabales,

donde hay lunas menguantes

como almohadas de muchachas heridas,

hay exiliadas golondrinas con muletas

que pronunciaban gangosas la palabra amor,

y una niña tubo o duende que dibuja el infinito con garras

con los rutouladores que le prestaste.


Queda pendiente:

aprender de la turbia fiebre que queda en el rompeolas,

bañarnos en el océano de tu sonrisa,

que la chica tubo te devuelva los rotuladores.

Queda pendiente,

rugir tan fuerte

que se nos aclare el dolor de la voz,

rugir tan fuerte

hasta limar las uñas de tigres y leones

que la niña tubo dibujó.


No hay comentarios:

Publicar un comentario